2014. Más cerca de “EPPEQLF”: la librería de 2a mano Re-Read.

re-readHace unas semanas me preguntaba por qué no se implanta un modelo de gestión de productos en los que estos pertenezcan a la empresa que los fabrica y no al consumidor, siguiendo los pasos de RICOH con sus fotocopiadoras o el caso de @mudjeans con sus pantalones.

Llegaba incluso a proponer un ejemplo práctico en el caso de las lavadoras al que llamaba “EPPEQLF”, el producto para el que lo fabrica. Hoy me han dado a conocer a una empresa que se acerca a este modelo aunque no se atreva todavía a pasar de la venta al leasing incorporando el reciclaje y reutilización a su cadena de valor.

Se trata de la cadena de librerías low cost Re-Read, libros de segunda mano, una empresa que se expande mediante el modelo de franquicias y que en breve llegará a mi ciudad (Sant Cugat). Si te sobran libros en casa y no son ni enciclopedias ni libros de texto te los puedes sacar de encima por 0,20€ cada uno. Y si los quieres comprar, un libro por 3€, dos por 5€ o 5 libros por 10€. Las cuentas claras. Es cierto, no se quedan todavía con el producto, pero el concepto de compra y venta en continuo -suponiendo que puedas vender lo que acabas de comprar- se convertiría en un sucedáneo de alquiler.

Continua llegint

2014. Lo imposible: coca sin gluten e innovación en estructuras jerárquicas

Coca-de-Sant-Joan-BarcelonaUno de los momentos que generan mayor frustración en la vida de un celíaco catalán sobrevenido es no poder comer coca de Sant Joan como las de A.D (antes de diagnóstico). En casa la hemos comprado a diferentes marcas, la hemos hecho consultando decenas de recetas y combinando harinas y levaduras…. Y nada, no hay manera de conseguir algo remotamente parecido al original. Continua llegint

2014. Fin de semana de surf salvaje en el canal LIM de la UPC

low3 (1)Como podéis ver en el índice de entradas (ya son 182) durante los primeros años de este blog escribía a menudo sobre la universidad y la transferencia de tecnología, aunque en los tres últimos son pocos los artículos que he dedicado a este tema. Sin embargo esta semana he leído una noticia que me ha hecho reflexionar sobre cómo podemos aprovechar las plataformas colaborativas para financiar la investigación. No hablo de que estén vendiendo la universidad con la que colaboro (UPC) para reducir el déficit, ni de la financiación crowdfunding finalista tipo La Marató de TV3 -que me parece un parche a la dejadez de la administración- sino de buscar nuevos usos a los activos de investigación que permitan aumentar los ingresos. Continua llegint

2014. DeLaVi. Un proyecto de jerseys sostenibles para tod@s

ZaraSi quisiese hacerme con un jersey este invierno, tendría dos opciones. Tres, si fuese capaz de tejerlo yo mismo. Por un lado, prendas como las de la empresa Marcelinus, con una composición del 70% de lana y 30% de acrílico, en venta en su web por 82€, IVA y transporte incluido.

Cálido, buena lana, duradero, diseñado y fabricado íntegramente en Olot (La Garrotxa). Un proyecto con voluntad manifiesta de recuperar la industria textil de la comarca que en 50 años ha pasado de 6.500 a 500 personas empleadas, y de representar el 60% de la economía de la comarca (demasiado) a un escaso 3% (demasiado poco). Continua llegint

2014. #IoT, de tangible a digital, y viceversa. Scalextric y Anki

Chevrolet CorvetteLa digitalización llegó a la gestión empresarial de la pyme en forma de mejora de procesos internos -gestión de nóminas- o del canal de comunicación y venta mediante tiendas online y redes sociales. En empresas que nacieron digitales el producto ya está digitalizdo per se, pero en las empresas tradicionales -la mayor parte de pymes de nuestro entorno- el producto ha quedado al margen de la digitalización.

Ahora nos llega el tsunami de la Internet of Things (IoT), una disrupción tecnológica situada a caballo entre lo digital y lo tangible afectando directamente no ya a la producción sino al propio producto tradicional. Una revolución que me encanta porque aúna disciplinas en las que llevo trabajando desde hace más de 20 años: sensores y actuadores, modelos de negocio, fabricación digital y plataformas digitales.

Incorporar la IoT a un producto “tangible” no es tan sencillo como pudiera parecer, y abre un mercado inmenso para quien quiera entrar. El truco está en no pensar sólo en “cómo añado un sensor a mi producto” sino en global, en toda la cadena de valor, como explica la gente de Bosch en este artículo que me pasó @juleniturbe. Resumo las cinco etapas de la cadena de valor en tres, para no aburriros.

Continua llegint

2014. #IoT Smart Washing Machine. ¿Quién gana en realidad?

Bla

Comenta Julen Iturbe en su último post que con la IoT (Internet of Things) las personas ganamos y estamos contentas, sí, pero que en realidad la empresa siempre  gana más que nosotros. En esta entrada ilustro esta afirmación con un ejemplo clásico, una lavadora. El producto actual de cualquier fabricante (por ejemplo Balay, resistente desde los años 40 del siglo pasado) no difiere demasiado de las primeras máquinas que nos vendieron.

Más luces, más botones, mejor secado, mayor control y eficiencia, menor vibración… pero acaban realizando la misma función, lavar la ropa. ¿Cómo imagino yo la publicidad de una lavadora cuando la IoT esté totalmente desplegada? Visualizo los siguientes argumentos de venta que como veréis incorporan la figura masculina gadgetófila como mercado potencial: Continua llegint

2014. Apunte histórico sobre las lógicas organizativas de lavado de ropa.

Honoré DaumierSigo con mi idea de negocio de leasing de lavadoras, una réplica del modelo MudJeans que introduje en esta entrada de hace unos días. De hecho, este es uno de los ejercicios que he sugerido este semestre a los estudiantes del máster de Telecos de la UPC @BarcelonaTech. Antes de adentrarme con ellos en las lógicas de negocio, nos detenemos a reflexionar sobre la evolución histórica de la satisfacción de mi necesidad de lavarme la ropa.

1. Hasta el S. XIX (y mucho más tarde en algunos lugares) la gente lavaba en los ríos o balsas dispuestas a tal efecto que aprovechaban también el agua para regar. Si tenías recursos, contratabas a alguien para que te lavase la ropa, si no, lo hacías tú misma o tu mujer si eras hombre (nunca he visto la imagen de un lavandero de río). Esta descripción de Toño Morala de las lavanderas de los pueblos de León encontrada en la web del museo etnográfico de esta ciudad nos muestra lo duro de la profesión de lavandera. Yo cubro mi necesidad directamente (lavo yo) o pagando a una persona, pero utilizo el recurso sólo cuando necesito el lavado. Continua llegint