2014. Cariño, ¿me diseñas un anillo para la boda de tu hermana? El caso Shapeways.

Shapeways

La empresa Shapeways es un ejemplo excelente de empresa-plataforma en el ámbito de la fabricación digital, y lo recojo para el MOOC 3D Entreprintingship. En 2008, en Philips (Eindhoven) tenían exceso de capacidad de impresión3D y pensaron que una spin-out era una manera de probar el modelo de negocio sin correr grandes riesgos.

Peter Weijmarshausen, Robert Schouwenburg y Marleen Vogelaar se liaron la manta a la cabeza y crearon una plataforma para que los diseñadores subiera sus diseños, los fabricaran y vendieran a consumidores de productos 3DP. La imagen que encabeza esta entrada mueatra el proceso actual. 

Continua llegint

2014. Para aprender a innovar, cómprate un compostador

Compostador_de_jardínSeguimos con metáforas de barreras que impiden a una organización ser innovadora. Si el otro día era la coca de Sant Joan sin gluten donde la estructura condicionaba la función, hoy la entrada va de relacionar la innovación en una organización con los procesos que tienen lugar en los compostadores domésticos de residuos orgánicos.

Y es que acabamos de estrenar en casa un compostador como el de la imagen para reciclar la materia orgánica y disponer de tierra buena y fértil para nuestro pequeño huerto. El tema parece fácil a primera vista, pero no es baladí. Segúm me explican conseguir el grado óptimo de descomposición depende básicamente de tres factores:

  • La mezcla entre el orgánico procedente de la cocina y de la poda, que condiciona la humedad del conjunto. Demasiado húmedo corremos el riesgo de que se pudra, demasiado seco no arranca la descomposición. El grado óptimo, sobre el 60%.
  • El grado de compactación o apelmazamiento de la mezcla. Como en el caso anterio, si el conjunto es demasiado denso no entra aire y se inicia la descomposición anaerobia que es la que huele mal y emite metano. Si está demasiado esponjado, no se pone en marcha.
  • La paciencia. La primera vez necesitaremos entre 6 y 9 meses para conseguir algo aceptable. Los procesos naturales requieren su tiempo, y no podemos acelerarlos.

Las expertas nos dicen que hay dos trucos. El primero, remover, remover y remover para que entre aire y no se creen capas de un mismo material. En elncompostador nos interesan sobremanera las mezclas, diferentes materiales, bacterias, animales y estados de descomposición.

El segundo truco consiste en introducir ramitas y otros sólidos para crear estructura entre las capas que permita la circulación de aire fresco y evitar la descomposición anaerobia. En nuestro primer mes de operación hemos caído en el lado de la fuerza anaerobia y se ha empezado a pudrir, pero esperamos haber introducido las ramas a tiempo…

Y ahora la metáfora anunciada. En la organización jerárquicas necesitamos también mecanismos para evitar estas capas uniformes y endogámicas que se generan con el paso de los años. Si no hacemos nada, las capas van sedimentando, no hay renovación, los de arriba se perpetúan y  la organización se acaba pudriendo por exceso de peso y falta de oxígeno. Y necesitamos también paciencia, porque los cambios culturales son muy lentos y sólo se dan si toda la organización participa y se implica, no sólo los gusanos de la base.

La solución, como en el caso del compostador, pasa por dos acciones. La primera, introducir ramas y palos no demasiado grandes que articulen una estructura ligera y flexible -que puede convivir con la jerárquica- para que entre aire fresco. La segunda, la rotación de personal entre las diferentes capas: remover y remover. No es necesario que los jefes y las jefas bajen de categoría profesional, es suficiente con que de vez en cuando actúen con otros roles. Ambas soluciones se dan en la propuesta de equipos de innovación que estamos trabajando en la UPC con el programa Nexus24 y que nos provoca no poca esquizofrenia organizativa. Y 24 porque nos planteamos el cambio cultural a 10 años vista. Paciencia.

2014. Más cerca de “EPPEQLF”: la librería de 2a mano Re-Read.

re-readHace unas semanas me preguntaba por qué no se implanta un modelo de gestión de productos en los que estos pertenezcan a la empresa que los fabrica y no al consumidor, siguiendo los pasos de RICOH con sus fotocopiadoras o el caso de @mudjeans con sus pantalones.

Llegaba incluso a proponer un ejemplo práctico en el caso de las lavadoras al que llamaba “EPPEQLF”, el producto para el que lo fabrica. Hoy me han dado a conocer a una empresa que se acerca a este modelo aunque no se atreva todavía a pasar de la venta al leasing incorporando el reciclaje y reutilización a su cadena de valor.

Se trata de la cadena de librerías low cost Re-Read, libros de segunda mano, una empresa que se expande mediante el modelo de franquicias y que en breve llegará a mi ciudad (Sant Cugat). Si te sobran libros en casa y no son ni enciclopedias ni libros de texto te los puedes sacar de encima por 0,20€ cada uno. Y si los quieres comprar, un libro por 3€, dos por 5€ o 5 libros por 10€. Las cuentas claras. Es cierto, no se quedan todavía con el producto, pero el concepto de compra y venta en continuo -suponiendo que puedas vender lo que acabas de comprar- se convertiría en un sucedáneo de alquiler.

Continua llegint

2014. Lo imposible: coca sin gluten e innovación en estructuras jerárquicas

Coca-de-Sant-Joan-BarcelonaUno de los momentos que generan mayor frustración en la vida de un celíaco catalán sobrevenido es no poder comer coca de Sant Joan como las de A.D (antes de diagnóstico). En casa la hemos comprado a diferentes marcas, la hemos hecho consultando decenas de recetas y combinando harinas y levaduras…. Y nada, no hay manera de conseguir algo remotamente parecido al original. Continua llegint

2014. Fin de semana de surf salvaje en el canal LIM de la UPC

low3 (1)Como podéis ver en el índice de entradas (ya son 182) durante los primeros años de este blog escribía a menudo sobre la universidad y la transferencia de tecnología, aunque en los tres últimos son pocos los artículos que he dedicado a este tema. Sin embargo esta semana he leído una noticia que me ha hecho reflexionar sobre cómo podemos aprovechar las plataformas colaborativas para financiar la investigación. No hablo de que estén vendiendo la universidad con la que colaboro (UPC) para reducir el déficit, ni de la financiación crowdfunding finalista tipo La Marató de TV3 -que me parece un parche a la dejadez de la administración- sino de buscar nuevos usos a los activos de investigación que permitan aumentar los ingresos. Continua llegint

2014. DeLaVi. Un proyecto de jerseys sostenibles para tod@s

ZaraSi quisiese hacerme con un jersey este invierno, tendría dos opciones. Tres, si fuese capaz de tejerlo yo mismo. Por un lado, prendas como las de la empresa Marcelinus, con una composición del 70% de lana y 30% de acrílico, en venta en su web por 82€, IVA y transporte incluido.

Cálido, buena lana, duradero, diseñado y fabricado íntegramente en Olot (La Garrotxa). Un proyecto con voluntad manifiesta de recuperar la industria textil de la comarca que en 50 años ha pasado de 6.500 a 500 personas empleadas, y de representar el 60% de la economía de la comarca (demasiado) a un escaso 3% (demasiado poco). Continua llegint

2014. #IoT, de tangible a digital, y viceversa. Scalextric y Anki

Chevrolet CorvetteLa digitalización llegó a la gestión empresarial de la pyme en forma de mejora de procesos internos -gestión de nóminas- o del canal de comunicación y venta mediante tiendas online y redes sociales. En empresas que nacieron digitales el producto ya está digitalizdo per se, pero en las empresas tradicionales -la mayor parte de pymes de nuestro entorno- el producto ha quedado al margen de la digitalización.

Ahora nos llega el tsunami de la Internet of Things (IoT), una disrupción tecnológica situada a caballo entre lo digital y lo tangible afectando directamente no ya a la producción sino al propio producto tradicional. Una revolución que me encanta porque aúna disciplinas en las que llevo trabajando desde hace más de 20 años: sensores y actuadores, modelos de negocio, fabricación digital y plataformas digitales.

Incorporar la IoT a un producto “tangible” no es tan sencillo como pudiera parecer, y abre un mercado inmenso para quien quiera entrar. El truco está en no pensar sólo en “cómo añado un sensor a mi producto” sino en global, en toda la cadena de valor, como explica la gente de Bosch en este artículo que me pasó @juleniturbe. Resumo las cinco etapas de la cadena de valor en tres, para no aburriros.

Continua llegint