2014. Hacia una verdadera economía de servicios. Fagor y la Fair Washing Machine.

FAgor lavadoraAlgunas empresas están adoptando el lenguaje de la economía de servicios, que queda más moderno, aunque no todos podamos imitar a IBM en su migración hacia una economía de intangibles.

  •  Ya no vendo coches, ahora ofrezco movilidad a tu aire
  •  Ya no vendo aspirinas, ahora te ofrezco salud para siempre
  •  Ya no vendo relojes de lujo, ahora te ofrezco exclusividad

Nos venden emociones, intangibles, pero en realidad no es una verdadera economía de servicios porque todavía no he encontrado un solo ejemplo -más allá del amor- que se preste sin producto asociado como canal o como recipiente con el correspondiente consumo de energía o de materia.

Lo que sería realmente revolucionario es que la empresa reconociese y gestionase este producto aunque sólo te vendiese el servicio. En el caso de MudJeans que comenté está claro, el servicio es tener acceso a un pedazo de ropa y a su mantenimiento, y el producto es un hecho circunstancial que vas renovando de vez en cuando o que retornas una vez finalizada la prestación de servicio. MudJeans lo sabe, y basa su modelo de negocio en la gestión inteligente del binomio producto-servicio. Yo consumidor pago por el servicio, pero la responsabilidad de la fracción inorgánica es de la empresa fabricante. Continua llegint